• Pensión de jubilación

    Pensión vitalicia cuando el trabajador se jubila

  • Incapacidad permanente del trabajador

    Tramitamos cualquier incapacidad permanente del trabajador

  • Abogados laborales de Madrid, tramitación de prestaciones

    Tramitación de prestaciones por incapacidad permanente o invalidez

Especialistas en reclamación de prestaciones

Rss

Cuestiones generales sobre Acciones y Participaciones

Cuestiones generales sobre Acciones y Participaciones

Cuestiones generales sobre Acciones y Participaciones

Caso práctico:

Valore la licitud de esta cláusula estatuaria La sociedad contará con 100 acciones representativas cada una de ellas de un 1% del capital total que vendrá determinado por las aportaciones de los socios en el momento de la suscripción.
La exigencia general que rodea el sistema de emisión de acciones radica en la necesidad de concreción del valor nominal de las acciones, de manera que la suma del valor nominal de cada una de ellas, conforme el 100% del capital social (art.23.d y art.90LSC -al ser partes alícuotas-).

Aunque en este sentido, parezca que la cláusula cumpla con dicha exigencia, debemos de matizar que no se le esta asignando un valor nominal concreto, se le está asignando una cuota del capital social, capital social que según se establece se conocería posteriormente y que supondría el carácter variable del valor monetario de cada acción.

Por tanto y dado el imperativo legal de que En los estatutos que han de regir el funcionamiento de las sociedades de capital se hará constar: d) El capital social, las participaciones o las acciones en que se divida, su valor nominal y su numeración correlativa, tal previsión sería ilícita.

Según el art. 5 de los estatutos de Bodegas Riojanas, SA (sociedad cotizada en el mercado continuo) su capital asciende a 4.039.200 euros, dividido en 5.385.600 acciones de igual valor nominal. ¿Cuál es el valor nominal de cada acción?

Para deducir las operaciones a realizar para su cálculo, debemos de atender a la previsión del art.90 LSC, donde las acciones se definen como partes alícuotas del capital social de una sociedad; previsión que supone como consecuencia directa la necesidad de que la suma del valor nominal de todas las acciones sea el 100% del capital social.

Dado que en este supuesto no se evidencia la existencia de acciones con diferente valor nominal, es razonable sobrentender que la división ha de ser a prorrata. Esto es, dividimos los 4.039.200€ de capital social entre todas las acciones emitidas (5.385.600acc.) dando como resultado la cifra de 0.75€/acc.
Despacho de abogados: incapacidades

Despacho de abogados: incapacidades

Despacho de abogados: incapacidades
La asistencia jurídica dedicada a las personas que han sufrido alguna incapacidad consecuencia de accidentes de tráfico, laborales y otros, es fundamental para que las víctimas encuentren la reparación que la ley prevé para ellas. En un despacho de abogados especializados, en la propia ciudad de Madrid, hallará asesoramiento y cualquier acción legal en favor de sus intereses respecto a posibles incapacidades. Los letrados habrán de encontrar opciones para que las leyes sean tenidas en cuenta, ya que hay muchos casos en que las personas que sufren los accidentes laborales o de otro tipo, no obtienen el grado de incapacidad que les corresponde. Los pacientes que han sufrido mala praxis médica, también serán atendidos por especialistas en incapacidades. Los letrados especializados en este área, han de conocer todas las actualizaciones y modificaciones de las leyes o normas, así como por supuesto los artículos relativos a incapacidades incorporados en el Real Decreto Legislativo 1/1994 de 20 de junio.

A través de este Real Decreto, se fijan los requisitos que deberán cumplir las personas que deseen obtener indemnizaciones u otras compensaciones por incapacidades. Hay que tener en cuenta que el nivel o grado de incapacidad será uno de los factores relevantes, un factor que puede hacer que la indemnización cobrada sea menor o mayor, o más o menos ajustada a lo que la ley prevé.

Los abogados especialistas en este ámbito, deberán litigar cuando la víctima sufra las consecuencias de las acciones legales de la otra parte. Por ejemplo, en el caso de accidentes laborales o de tráfico, aseguradoras y asesores, así como letrados, procurarán que el grado de incapacidad de la persona víctima del accidente, redunde lo mínimo posible en sus intereses.

Para impedir estas situaciones, las víctimas han de ponerse en comunicación letrados que se coordinan con peritos forenses y otros especialistas. Los informes médicos deberán ser examinados y contrastados por expertos que proporcionen las debidas pruebas a los letrados de las víctimas. Los abogados especializados en incapacidades deberán proporcionar una información fluida a sus clientes, una información que les saque de dudas a través de un lenguaje comprensible. Contacte por la web o bien por teléfono, será informado sin compromiso por especialistas en este área del Derecho.
Abogado especializado en accidentes laborales

Abogado especializado en accidentes laborales

Abogado especializado en accidentes laborales
Desde despachos especializados en derechos de los trabajadores, estos pueden verse cubiertos legalmente ante posibles contingencias en su lugar de actividad laboral. Un abogado especializado en accidentes laborales supondrá la solución más interesante para cuando el trabajador sufre un percance en este sentido. Una de las cuestiones que deberá dirimirse más claramente, es el grado de incapacidad. Si nos referimos a incapacidades permanentes, podemos distinguir varias categorías. El desacuerdo suele ser la tónica cuando los trabajadores y empresas entran en el ámbito de los grados de incapacidad o invalidez. Es por esta razón por la que los trabajadores deben cubrirse adecuadamente en el plano legal, a través de abogados que han de cumplir varias características, entre ellas tener un conocimiento de los términos que aparecen en los informes médicos y coordinarse adecuadamente con peritos forenses cuando así sea necesario.

Con acciones legales ágiles y fiables, se logran compensaciones por diferentes lesiones que, de otro modo, quedarían sin reparación. Al producirse lesiones graves, la incapacidad puede ser parcial, total para la realización de la actividad laboral, permanente absoluta (con lo que se recibiría una pensión del 100% de la base reguladora) y de gran invalidez, que permitiría la obtención de una pensión del 150% tomando como referencia la base reguladora.

Cuando se producen circunstancias de las que se derivan lesiones de menos importancia, sea con secuelas permanentes o no, los abogados también deben actuar para proporcionar las mejores soluciones a sus defendidos.

En algunos casos, lesiones aparentemente sin importancia quedan en el olvido y no son valoradas legalmente, con los consiguientes perjuicios para los afectados. Otro de los perjuicios que debe evitarse es el despido por haber sufrido un accidente laboral. Ciertos grupos empresariales, cuando uno de sus empleados sufre un accidente que, consideran, le impide seguir cumpliendo con sus funciones con normalidad, le despiden, una situación que deberá ser examinada por los abogados y dirimida por los correspondientes juzgados.
Alta tras agotar los 365 días de la IT

Alta tras agotar los 365 días de la IT

Muchos son los pacientes a los que cada día se les agota el plazo de los 365 días de Incapacidad Temporal, siendo el INSS, a través de sus órganos competentes de evaluación, revisión y calificación de la misma, el único con suficiente competencia para otorgar una prórroga de 180 días más, ya sea para iniciar un expediente de Incapacidad Permanente o bien, para emitir el alta médica.

La emisión del alta por parte del INSS, acarrea la extinción de la situación Incapacidad Temporal, debiendo notificarse la resolución tanto al interesado, como a la empresa, al Servicio Público de Salud y a las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades profesionales.

Pero, ¿y si el paciente no está de acuerdo con la decisión? En tal caso, podrá éste manifestar su disconformidad ante la Inspección Médica del Sistema Público de Salud o incluso ante los órganos competentes del propio INSS. Para ello, contará con un plazo que no podrá exceder de cuatro días a contar desde el día en que le haya sido notificada la resolución dictada. Además, deberá también comunicárselo a la empresa a la mayor brevedad posible, ya que ésta tiene derecho también a ser informada. Una vez dados estos pasos, cualquier efecto aparejado a la alta médica queda suspendido.

No obstante, ¿puede el alta recuperar la efectividad? Sí, siempre que la Inspección Médica confirme la decisión del INSS, debiendo además pronunciase en un plazo que no supere los once días a contar desde la fecha de resolución.

Si, por el contrario, la Inspección Médica adoptase un criterio contrario al del INSS, la misma Inspección Médica propondrá a éste, que reconsidere su decisión, para lo que contará con un plazo de 7 días, debiendo además especificar todas aquellas razones que puedan fundamentar el origen de la discrepancia.

Una vez agotado el plazo, el INSS deberá pronunciarse reconsiderando el alta médica y reconociendo al trabajador la prórroga de 180 días, o por el contrario reafirmándose en su decisión de continuar con el alta, prolongándose la situación de Incapacidad Temporal únicamente hasta la fecha de la última resolución.
Incapacidad por accidente laboral

Incapacidad por accidente laboral

¿Qué se entiende por accidente laboral? ¿Qué requisitos deben cumplirse? ¿Qué clases de accidentes pueden ocurrir fuera del lugar de trabajo? Si se ha visto abordado por todas estas preguntas, probablemente sea el momento para contactar con nuestro despacho de abogados laboralistas en Madrid.

A continuación, le introducimos brevemente lo que debe saber acerca del accidente laboral.

El accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufre con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecuta por cuenta ajena. Su regulación se encuentra recogida en el artículo 115 del Texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

El apartado dos de este precepto recoge expresamente supuestos que están incluidos dentro del concepto de accidente de trabajo.

Por ejemplo, los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo, denominado por la doctrina como accidente de trabajo in itenere. Este concepto supone mucha casuística abarcada por la jurisprudencia que ha matizado a qué se refiere este concepto. Además es necesario distinguir éste del que pueda sufrir el trabajador en viaje de servicio o trayectos que el trabajador tiene que recorrer como consecuencia de su trabajo y dentro de su jornada laboral ya que en este caso se está ante un accidente de trabajo stricto sensu.

También se recoge en este apartado aquellos accidentes que sufra el trabajador con ocasión de las tareas que ejecute en cumplimiento de órdenes del empresario o voluntariamente para el interés del buen funcionamiento de la empresa, aunque sean distintas de las de su categoría profesional.

Si ha sufrido un accidente en el trabajo y necesita de la ayuda de un abogado para poder interponer la oportuna reclamación y percibir las prestaciones que necesita, no dude más y venga a visitar a nuestro equipo de abogados laboralistas. Desde nuestro despacho en Madrid, podemos ofrecerle todo el asesoramiento que necesita acerca de estas, y otras muchas cuestiones relacionadas con el derecho laboral
Incapacidad por trastorno bipolar

Incapacidad por trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que se caracteriza por presentar episodios alternantes de psicosis maniacodepresiva. Se trata de una patología que en numerosas ocasiones resulta muy incapacitante tanto para realizar una actividad laboral como incluso para las actividades diarias.

La enfermedad puede ocasionar el reconocimiento de incapacidad permanente total, especialmente cuando las secuelas derivadas de la patología afecten al trabajador pero las limitaciones que le producen sean compatibles con el desempeño de profesiones que no le exijan responsabilidades en el trabajo, con jornada de trabajo muy controlada, y con estímulos que le exijan una reacción directa y sencilla.

En España, los Tribunales han venido concediendo el grado de incapacidad permanente absoluta a aquellos trabajadores que presentan trastorno bipolar crónico e irreversible, y que, a pesar de que siguen tratamiento y control, le producen una limitación tal en su vida diaria que le hace imposible mantener un horario por inestabilidad de ánimo, dificultades para el afrontamiento del estrés, dificultades en el contacto y relaciones interpersonales y todo ello en el contexto de un cuadro con aparición de las fases depresivas y maníacas.

Así, un trastorno bipolar grave, con síntomas psicóticos, falta de atención y concentración, será tributario del reconocimiento de incapacidad permanente absoluta, dado que todas estas secuelas abolen la capacidad social e impiden el desempeño de cualquier trabajo por escasa que sea la exigencia emocional.

Un trastorno bipolar que ha requerido ingresos reiterados y tratamientos electro convulsivos no puede considerarse leve, y menos si se describe una asociada sintomatología psicótica. Dadas las circunstancias, no restará capacidad residual para llevar a cabo actividad laboral alguna.

Nuestros abogados podrán ayudarle a determinar qué grado de incapacidad puede pedir, y ocuparse de los trámites. No deje que la enfermedad limite sus derechos y prestaciones, y póngase en manos de nuestro despacho de abogados. Desde Madrid, podemos prestarle toda la ayuda que necesita.
¿Qué requisitos debo tener en cuenta para pedir la invalidez?

¿Qué requisitos debo tener en cuenta para pedir la invalidez?

¿Qué requisitos debo tener en cuenta para pedir la invalidez?
Si se encuentra en situación de solicitar esta prestación, el primer paso es encomendar su caso a un abogado experto en Incapacidad Laboral. Puede visitar nuestro despacho de abogados en Madrid, y estudiaremos la viabilidad y soluciones de su situación para ofrecerle el mejor asesoramiento.

El primer requisito a tener en cuenta es el periodo mínimo de cotización: cualquier persona que solicite una prestación de Incapacidad Permanente necesita cubrir un periodo de cotización mínimo necesario para acceder a una pensión de Incapacidad, salvo que la causa de la Invalidez se derive de un accidente laboral o no, o de una enfermedad profesional. Dicho período previo de cotización variará según la edad del solicitante al tiempo de tramitar la pensión.

El segundo requisito es demostrar una incompatibilidad entre el trabajo y solicitud de prestación por Incapacidad Permanente. La solicitud de Incapacidad Permanente se puede tramitar estando trabajando pero lo cierto es que, si no pasa por un periodo previo de Incapacidad Temporal las posibilidades de concesión son muy escasas. Una vez haya obtenido la pensión de Incapacidad Permanente las únicos grados que son incompatibles con el desempeño de alguna actividad laboral son la Incapacidad Permanente Absoluta y la Gran Invalidez. Por el contrario los grados que admiten la posibilidad de ser compatibles con un trabajo son las pensiones de Incapacidad Permanente Parcial y la Incapacidad Permanente Total.

El tercer requisito es presentar en el plazo legal la reclamación previa. Tras una denegación de Incapacidad Permanente por parte del INSS, se debe presentar un Escrito de Reclamación Previa en el plazo de treinta días. La realización de este escrito tiene carácter obligatorio y una vez sea contestado se abre la posibilidad de acudir a la vía judicial.

Finalmente, el último requisito son los informes médicos. Es esencial contar con un buen número de informes que describan la enfermedad del paciente y describan las limitaciones que la enfermedad provoca en el enfermo.
Pago de la incapacidad temporal cuando cambia la aseguradora tras una recaída

Pago de la incapacidad temporal cuando cambia la aseguradora tras una recaída

En este post, vamos a tratar de aclarar a quién corresponde el pago de la incapacidad temporal en los supuestos de recaída, si en dicho momento la aseguradora es distinta a la que protegió el accidente inicial.
  • Supuesto de recaída en los casos de enfermedad común o accidente no laboral: La entidad que asume el pago de la prestación es la que protege la incapacidad temporal en el momento de la recaída, eso sí, calculando el subsidio en función de las bases de cotización en el momento de la recaída, y siempre independientemente de quien la haya protegido en el primer proceso.
  • Supuesto de recaída en los casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

    A) Si la base reguladora del accidente de trabajo inicial es igual o superior a la de la recaída, la primera aseguradora tendrá que abonar la recaída tomando como base reguladora la de la propia recaída, valga la redundancia, quedando la segunda liberada del pago.

    B) Si la base reguladora del accidente de trabajo inicial es inferior a la de la recaída, la primera aseguradora tendrá que abonar el importe por la base asegurada en el accidente de trabajo inicial, debiendo pagar la segunda la diferencia entre la primera base reguladora y la de la citada recaída. Este criterio se mantiene aún en aquellos casos en los que hayan mediado más de 180 días sin actividad laboral. No obstante, no se trata de un proceso acumulable a efectos de la duración máxima de la incapacidad temporal.

    Por último, cabe señalar que si en el momento de la recaída, el trabajador se encuentra en desempleo, será la aseguradora inicial la que responda de la incapacidad temporal en función de la base reguladora del primer proceso o de los salarios del accidente si en ese momento no se produjo baja médica. De todas formas, al pago se le aplicarán las limitaciones del artículo 222 de la Ley General de la Seguridad Social.

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información