Gran invalidez

Si su situación tras el accidente laboral ha quedado saldada con una gran invalidez, tiene derecho a una pensión vitalicia del 100%, incrementándose con un complemento en una cantidad equivalente al resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante, y el 30% de su última base de cotización correspondiente a la contingencia que originó la incapacidad, sin que pueda ser inferior al 45% de la pensión percibida, sin el complemento. ¿Para qué sirve este completo? Pues bien, con él se pretende que se remunere a la persona que va a atender al inválido.

Si el caso se produce en un trabajador mayor de 65 años, si todavía no reúne los requisitos para obtener la pensión de jubilación, la cuantía de la pensión por la incapacidad permanente será igual al resultado obtenido tras aplicar a la correspondiente base reguladora el porcentaje correspondiente al periodo mínimo de cotización que esté establecido, en cada momento, para el acceso a la pensión de jubilación. Además, la pensión por gran invalidez y la de jubilación derivada de ella, está exenta de retención del Impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Si tiene dudas acerca de la situación que le espera, confíe en la experiencia de nuestros abogados. Nuestro despacho en Madrid lleva años litigando, y cuenta con los mejores profesionales en la materia.